Main menu
Martes, 19 Julio 2016 20:31

Carta abierta de APTRAN

APTRAN-ANTA-LaEsteva

CARTA ABIERTA DEL PRESIDENTE DE APTRAN

El uso de la Tracción Animal a menudo se ve cuestionada por argumentos sesgados, muchas veces por falta de conocimiento y otras veces por un exceso de visceralidad. Desde las asociaciones que promovemos el uso de la tracción animal moderna intentamos explicar con argumentos porque creemos que es una alternativa de futuro válida. Un ejemplo más de ello es esta carta abierta que nuestro amigo João B. Rodrigues, presidente de la Asociación Portuguesa de Tracción Animal (APTRAN), ha escrito con motivo de un proyecto de ley que pretende prohibir el uso de vehículos de tracción animal en la vía pública en Portugal.

Hacemos nuestra esta carta, y le damos todo nuestro apoyo:

 

Estimad@s amig@s de APTRAN

Aquí está la carta abierta que APTRAN dirige hoy al PAN al honorable Sr. Diputado André Silva del PAN, teniendo en cuenta las recientes propuestas presentadas por el PAN referentes al uso de vehículos de tracción animal en la vía pública.
Como saben, el PAN presentó la semana pasada un proyecto de ley para prohibir el uso de vehículos de tracción animal en la vía pública, que desde entonces ha sido eliminado y transformado en un proyecto de resolución.
Como se verá en la carta, APTRAN incide sobre la importancia de la tracción animal en muchos aspectos y demuestra su voluntad de colaborar activamente en el proceso de regulación del sector, que en nuestra opinión, sin duda no pasa por la simple prohibición.

Saludos

John B. Rodrigues, Presidente de la Asociación Portuguesa de Tracción Animal


Exmo. Sr. André Silva, Diputado del PAN de la Asamblea de la República

Mi nombre es João B. Rodrigues y yo soy el presidente de la Asociación Portuguesa de Tracción Animal - APTRAN.

Me dirijo a usted a través de esta carta abierta en respuesta a las noticias publicadas recientemente sobre el proyecto de ley presentado por el PAN en el Parlamento para prohibir la circulación de vehículos de tracción animal en la vía pública, así como las noticias más recientes de la retirada de su posición sobre esta cuestión.

Permítanme aprovechar esta oportunidad, como presidente de APTRAN, para llamar su atención sobre algunos aspectos y reflexiones que considero importantes y deben tenerse en cuenta.

Quisiera, en primer lugar, hacer notar que la discusión sobre el uso de la tracción animal no puede enfocarse de manera limitada a la cuestión fundamental del bienestar animal, sino que debe considerarse en todas sus diversas dimensiones como patrimonio histórico, cultural y genético, que es propiedad de nuestra sociedad. La desconsideración de estos aspectos, desde luego, imposibilita un trabajo político y legislativo de calidad.

El uso de la tracción animal también ha sido responsable de la existencia y preservación de innumerables especies y razas que acompañaron al Hombre a lo largo de la historia. Su negación, es decir, la negación de la razón de su existencia es condenarlas a la extinción. Uno de los objetivos APTRAN es la defensa de su derecho a existir con dignidad, es decir, el mantenimiento de la función que realizan, sobre todo en las regiones y las numerosas comunidades que todavía disfrutan, aprecian y cuidan especies y razas autóctonas que les son intrínsecas.

También me gustaría llamar la atención sobre la contribución que la tracción animal representa en la búsqueda de un paradigma de sociedad más humana y ecológicamente equilibrada con los recursos disponibles, socialmente sana y justa para la recuperación de todos los factores que combaten el individualismo y la marginalidad, y económicamente rentable sin poner en peligro la sostenibilidad de las generaciones futuras.

Estos son los factores que llevan a que en los países de Europa central y septentrional, así como en los Estados Unidos, se observe un creciente y renovado interés en el uso de la tracción animal como una fuente válida de energía y además de factor de integración social. La necesidad de preservar la biodiversidad agrícola, reducir las emisiones de carbono, para fomentar la autosuficiencia y reducir el consumo de recursos no renovables también contribuye a esta tendencia.

El fomento del uso de esta tecnología, basada en un uso responsable de los animales como una fuente de energía renovable y sostenible, respetando su dignidad, necesidades fisiológicas y limitaciones físicas, puede impulsar una nueva dinámica, principalmente en las zonas rurales, capaz de atraer capital humano y crear puestos de trabajo a través de, por ejemplo, la gestión adecuada de los recursos agroforestales, que contribuyen a la recuperación y/o mantenimiento de la diversidad de las distintas zonas rurales.

Vivimos también en un momento en que muchas ciudades y municipios europeos trabajan para reintroducir el uso de la tracción animal en la gestión urbana - recogida selectiva de residuos sólidos urbanos, limpieza y mantenimiento de parques, jardines y zonas costeras e incluso el transporte escolar, consiguiendo de esta manera integrar a los animales en las zonas urbanas y sensibilizar a la población a una relación respetuosa con estos animales.

Francia es el ejemplo más claro, donde más de 300 municipios han organizado una asociación para promover el uso de vehículos de tracción animal. Uno de los miembros más destacados de esta asociación - chevaux territorial - es la ciudad de París, que desde hace más de 15 años ha introducido esta tecnología en la gestión del parque de Vincennes, una de las más importantes y emblemáticos de la ciudad de París. Esta tendencia está apoyada por el Gobierno francés.

También en Berlín surgió una propuesta similar para prohibir el uso de vehículos de tracción animal. Las autoridades locales han puesto en marcha esfuerzos para abordar este problema mediante la introducción de un conjunto de reglas y regulaciones en el sector de los carros urbanos, garantizando la seguridad de los ciudadanos, el bienestar de los animales y la armonía de la ciudad.
APTRAN entiende que el bienestar de los animales utilizados en la tracción animal siempre debe ser una prioridad. De hecho, nadie debería tener más interés en tener animales sanos que sus propios usuarios.

Si hay situaciones donde la seguridad y el bienestar de las personas y los animales se ponen en duda, APTRAN aplaude cualquier iniciativa que pretenda regular el sector y evitar este tipo de situaciones. Ya que en un país con una democracia sólida lo lógico sería establecer un conjunto de herramientas legales que permitan regular el sector con seriedad y eficacia. La simple prohibición, según la propuesta original, basada en argumentos fuera de la realidad y de la tendencia europea más vanguardista, teniendo en cuenta el creciente interés en el uso de la energía animal en diversos sectores, como se explica más arriba, parece de manera reduccionista para resolver cuestiones que a todos nos interesan.

APTRAN de este modo se pone desde ahora mismo a su disposición para entablar un debate serio sobre este tema y cooperar activamente en todo el proceso de regulación.

Sinceramente, sin otro particular

El Presidente de la Junta de APTRAN
João B. Rodrigues

Calendario de eventos